El ciclo menstrual es un indicador de salud para nosotras aunque en muchas ocasiones se torna molesto e incomodo y definitivamente un gran creador de residuos. El movimiento zero waste crece desenfrenadamente y cada vez son más las marcas que buscan una solución al problema de los residuos y de allí nació la copa menstrual. Desde que comencé a utilizar la copa ha sido un cambio increíble en mi forma de experimentar mi menstruación y la cantidad de residuos que genero. 

Bendigo el cerebro detrás de esta creación. 

 

Esta copa se ha vuelto bastante popular y es que se lo merece, pero para el que no sabe de que hablo se trata de una copa de silicona medica que se utiliza durante los días de menstruación de la mujer (al igual que un tampón) para recoger el flujo menstrual. 

 

Cambiarme de métodos tradicionales a la copa menstrual ha sido uno de los mejores cambios que he hecho desde que comencé con mi viaje a una vida cero residuos, no solo por la cantidad exorbitante de residuos que he reducido si no por la comodidad y simplicidad que ha traído a mis ¨dias difíciles¨.

Muchas ya me ha preguntado sobre la copa así que les quiero compartir un poco mi experiencia y porque utilizarla, a ver si se animan a probarla.

La gran pregunta es

¿Por qué utilizar la copa menstrual?

 

Comodidad

Esta es mi gran motivación, es difícil explicarles que tanto ha cambiado mi experiencia desde que comencé a utilizarla, lo que puedo decir es que la amo. Olvídate de la sensación incomoda de las compresas, de que se te marque en el pantalón, de estar preguntándole a tu amiga si te manchaste o no. Para mí uno de los grandes beneficios es que ni se siente, hasta se me olvida que la tengo puesta o no.

También un gran punto a su favor es que puedes durar con ella 12 horas puesta por lo que no te tienes que estar preocupando en cambiártela a cada rato. Esto depende de tu nivel de flujo pero les seré honesta, siempre pensé que yo era un grifo abierto durante mis días y que la copa no aguantaría ni un par de horas pero no es la realidad. 

Realmente nuestra cantidad de menstruación diaria es mucho menor de la que pensamos, lo que pasa es que con la compresa se absorbe y se exparse por lo que nos tenemos que cambiar mucho más a menudo. 

Así que olvídate de estar preocupándote por ir corriendo al baño para cambiarte la copa a cada rato.

 

Es más higiénica

Como ya sabemos las obligaciones legales para el etiquetado NO protege 100% al consumidor y es difícil saber exactamente todos los ingredientes de el producto que estamos comprando.  

La mayoría de las compresas y tampones convencionales tienen Dioxina que es un compuesto químico derivado del cloro, es un elemento químico venenoso y tienen el potencial de general disfunciones en el sistema hormonal, reproductivo e inmune.  Este compuesto lo utilizan en las compresas y tampones para blanquear el algodón y darle un aspecto más limpio aunque esto afecte su seguridad e higiene. 

Otro problema de higiene con las productos convencionales es que son hechos de fibras sintéticas que crean el ambiente perfecto para el desarrollo de bacterias responsables del conocido ¨shock tóxico. A su vez recordemos que las plantaciones de algodón son bombardeadas con herbicidas y pesticidas que luego terminan en nuestro cuerpo a travez de los tampones o compresas. 

Así que tenemos razones suficientes para cuestionarnos nuestro uso regular de las compresas y tampones convencionales que utilizamos una vez al mes durante nuestra vida. 

Económica

Muchas dicen que la copa menstrual es costosa, pero la realidad es que es mucho más económica que los métodos convencionales que utilizamos. La copa menstrual te puede durar 5 años o más (confirmar con la marca que utilizas) y si calculamos cuanto gastas al año en tampones y compresas hay una gran diferencia. 

Durante nuestro ciclo menstrual cambiamos la compresa o tampones 5 veces al día promedio y este periodo dura un promedio de 5 días. Esto implica que utilizamos 25 compresas o tampones por ciclo (mes) lo que equivale a una caja de compresas que compras mensualmente. Por lo general una caja cuesta 5€ promedio por lo que estarías gastando 60€ al año en tampones y compresas, sin contar si compras otras compresas diferentes para la noche. 

La copa menstrual cuesta entre 20-50€ y esta te puede durar 5 años. Si nos ponemos creativos la mujer tiene una vida menstrual de aproximadamente 40 años, esto es 60€ x 40años = 2400€ gastaría una mujer durante su vida en productos desechables como mínimo, en cambio una mujer utilizaría un promedio de 8 copas durante su vida por lo que gastaría 280€ promedio en copas menstruales durante toda su vida.

Una diferencia de 2120€. 

 

 

Ecológica 

Cada mujer desecha un promedio de 12.000 tampones y compresas anualmente como mínimo, que les recuerdo que son productos no reciclables, no compostables y muy difícil que se biodegraden. Solo imagínate un cuarto lleno de todos esos tampones y compresas con sus cajas y envoltorios que SOLO TU estarías desechando durante tu vida, ahora imagínate cuánto desecho se produce alrededor del mundo con productos menstruales desechables. 

Como todo los desechables es un producto que genera una gran cantidad de residuos  al momento de usarlo, pero también es un producto de gran contaminación durante su proceso de producción. 

Las compresas están hechas de 3 capas de plástico y una de celulosa y los tampones el principal componente es el algodón, el cual como ya sabemos necesita mucha agua, fertilizantes y pesticidas para su producción. Además tenemos que tomar en cuenta todos los envoltorios de cada tampón y compresas, su dispensador y su caja. 

Las compresas tardan un promedio de 300 años en degradarse ya que su material principal es el plástico y los tampones depende si contamos los que tienen el aplicador de plástico que serian cientos de años o los que no que serian unos 100 meses. 

Definitivamente utilizar la copa menstrual es una opción más ecológica ya que te puede durar entre 5 a 10 años la misma copa, ¿sabes lo que es no generar NADA de residuos durante todo ese tiempo?. Además, cuando su vida útil se agota no contamina el medio ambiente ya que esta hecha de silicona la cual consta básicamente de silicio y el silicio es uno de los elementos comunes en la tierra. También hay empresas que reciclan este tipo de productos realizados con silicona como lo es Come as you are. 

Los mismos de intimida crearon un calculadora para que calcules la cantidad de residuos que produces, les dejo el link para que se animen

La verdad es que mi manera de vivir mi periodo ha cambiado totalmente desde que comencé a utilizar la copa menstrual, he probado diferentes marcas y la que me ha parecido mas practica y cómoda ha sido la lily Cup ademas que es plegable y es mucho mas fácil de transportarla. 

Una de mis cosas favoritas es la comodidad que me garantiza, me puedo despreocupar por 12 horas y es inodora a cambio de las compresas o tampones. Para algunas puede ser un poco de shock ver tu propia sangre pero para mí fue una experiencia positiva porque pude entender y ver cuánto realmente menstruo, es una conexión con tu propio cuerpo. Luego les hablare de cómo elegir la copa menstrual correcta y algunos tips para limpiarla. 

Espero que se animen a utilizarla, vale totalmente la pena. 

pueden comprarla en este link 

Besos, 

Patri