Seleccionar página

En todo mi proceso de reducir mis residuos he dejado de consumir muchas cosas que solía comprar y aun más al descubrir que su producción no era amigable con el planeta o venian en paquetes de plástico que no podía reciclar. Lo mismo me paso al entender que mi rutina de cuidado dental estaba muy alejada a ser cero residuos y ecofriendly pero, en este caso no podía optar por simplemente dejar de comprarlos. 

Dejar de cepillarme los dientes NO era la solución (Mi novio esta muy agradecido) por lo que tuve que buscar alternativas respetuosas con el medio ambiente, sin tóxicos, sin plásticos y veganas. 

Aquí les comparto mi rutina de higiene bucal sostenible y cero residuos que he adoptado.

CEPILLOS DE DIENTES DE BAMBÚ

 

 

Los cepillos de bambú son una excelente opción para tener un cuidado buscar sostenible. 

Los dentistas recomiendan cambiar de cepillo entre 2 a 4 meses, si nos ponemos a sacar números en España hay una población de 46 millones por lo que solo en España estaríamos utilizando y desechando 184 millones de cepillos al año.

Los cepillos de plástico tardan aproximadamente  75 años en degradarse y no pueden ser reciclados por lo que terminaran en vertederos de basura, en el océano o probablemente en el estomago de algún animal marino. 

 

¿Por qué utilizar cepillos de bambú? 

• El bambú es una planta de crecimiento acelerado por lo que es excelente como materia prima. 

• El bambú absorbe más CO2 que otros cultivos. 

• Los cepillos son biodegradables. 

• El bambú es una planta antibacterial por lo que no necesita pesticidas para su cultivo. 

• Cambiar a cepillos de bambú estaríamos apostando por un producto que genera menos contaminación en su producción y reduciríamos nuestra cantidad de desechos de plástico.

• De una rama de bambú talada se pueden hacer aproximadamente 500 cepillos. 

• Las cerdas de los cepillos son biodegradables o reciclables. 

El cuidado correcto de tu cepillo de bambú podrá alargar su vida útil. Recuerda que no se debe dejar en agua por mucho tiempo, intenta utilizar una base para cepillos abierta y no las de vasos que suelen acumular agua. Estos cepillos te pueden durar mucho tiempo pero, los dentistas recomiendan cambiar los cepillos cada 4 meses. 

No te sorprendas si tu cepillo comienza aclarar su color, es totalmente normal. 

 

Cómo desechar correctamente un cepillo de bambú

Cuando tu cepillo ha dado lo que ha podido los pasos para desecharlos correctamente son:

  1. Quítale las cerdas y recíclalas, con un alicate es muy fácil de hacerlo. Al ser tan pequeñas va a ser complicado que sean recicladas (depende de tu ciudad) y probablemente tengas que tirarlo al contenedor de otros residuos, pero recuerdan que son biodegradables. Hay marcas que ofrecen cepillos de bambú con cerdas compostables también. 
  1. El mango puede ser compostado, por lo que puede ir en tu compostera casera o en el bote de residuos orgánicos.

Pero recuerda que el mango de tu cepillo esta hecho de bambú por lo que es de alta calidad, ponte creativo y dale otra vida. Puedes utilizarlo para: 

 

• Marcar qué clase de semillas hay en cada maceta. 

• Para ayudar algunas plantas a crecer rectas. 

• Como paleta para polos. 

Puedes inventarte cualquier cosa. 

 

HILO DENTAL 

Honestamente no estaba acostumbrada a utilizar hilo dental hasta que mi dentista me insistió  tanto que lo logró (mis dientes lo agradecen).

Este fue una de los cambios más difíciles de encontrar porque todas las opciones que hay en el mercado vienen en doble envase de plástico y ademas el hilo es de nylon. 

He encontrado esta opción que me parece genial, es un hilo dental de seda natural y el empaquetado es en un envase de vidrio. Además cuando se te termine puedes comprar la versión recargable y reusar el envase ¡Más perfecto no puede ser!

De verdad que estoy encantada con este cambio y llegué a pensar que era uno de los productos que no lograría sustituir.

 

PASTA DENTAL 

No les puedo hablar de higiene dental sin dentífrico. Honestamente he utilizado varias opciones cero residuos y más naturales y no me han gustado pero, como soy de esas de nunca rendirse logre conseguir una marca que es perfecta. 

Esta pasta dental es natural y rica en minerales, las venden con diferentes sabores pero mis favoritas son las de menta orgánica y la de carbon activado. El aceite de menta verde es un antiséptico potente, por lo que es excelente para eliminar gérmenes y curar las encías. Además su formula es libre de fluoruro. 

• Libre de Fluoruro, SLS y Glicerina

• Fórmula rica en minerales, promoviendo la remineralización.

• PETA sin crueldad y vegano

• Frasco de vidrio reciclable, tapa de aluminio y caja compostable.

Hay otra version y es el dentífrico en pastillas. Jamas imagine que me cepillaría los dientes colocándome una pastilla en la boca. 

Son una pastillas de pasta de dientes con aceite de menta y libre de ingredientes sintéticos como el fluoruro de sodio, SLS y la glicerina. Simplemente tienes que poner una tableta en la boca y dejar que disuelva y cepillar. 

La verdad que es una sensación extraña porque no estamos acostumbrados a cepillarnos con una pastilla, pero funciona muy bien. Yo las utilizo mucho para tener algunas pastillas conmigo en mi bolso por si necesito cepillarme o cuando voy de viaje.

 

 

Otra opción que utilice por un tiempo es la versión casera. La verdad es que he visto diferentes recetas pero yo era muy simple y opte por la más sencilla. 

Mezclas aceite de coco con un poco de bicarbonato y aceite esencial de menta ¡Listo!

Pero para ahorrarme la preocupación de sí era suficiente para mis dientecitos decidí ir por las opciones que les mostré arriba, creadas por expertos que si les importa la salud dental y el planeta. 

 

ENJUAGUE BUCAL

 

 

Para finalizar esta el enjuague bucal, creo que no hay mejor sensación para terminar un buen cepillado utilizar el enjuage bucal.

Los enjuagues bucales comerciales suelen llevar ingredientes tóxicos y siempre vienen en envases de plástico, por lo que ya no son una opción para mí. 

La misma marca que compro mi pasta de dientes hacen enjuague bucal. Es una versión en tabletas. Simplemente disuelves una tableta en 20ml y listo, tienes tu enjuague bucal natural.  

También preparo mi propio enjuague bucal casero. Es una opción sostenible, económica y fácil de hacer. 

  1. Utilizo una botella de vidrio. 
  2. Agua fria previamente hervida.
  3. Una cucharada de bicarbonato. 
  4. 8 gotas de aceite esencial de árbol de té.
  5. 4 gotas de esencia de menta. 

La mantengo en el frigo porque me gusta utilizarlo frio pero no es necesario. 

Nuestra higiene dental es muy importante por lo que no la debemos sacrificar, espero que estos tips te ayuden a tener una limpieza bucal del 10 optando por opciones más sostenibles, amigables con el medio ambiente y sin tóxicos. 

Si quieren comenzar hacer cambios en su higiene bucal les dejo el link de un pack de iniciación que incluye cepillo de dientes, pasta dental y un hilo dental.

Besos,

Patri