Seleccionar página

¿Sabías que desde 1950 se han producido más de 8000 millones de toneladas de plástico? Es decir, el equivalente a 153 mil Titanics y tan solo 9% se ha reciclado, 12% termina en vertederos para ser quemado (not cool) y el resto en nuestros océanos. En Europa, la producción de plástico alcanzó 60 millones de toneladas en 2016 y cada año se producen 500 millones de botellas de plástico.

Al entender el problema por el que está pasando nuestro planeta Tierra decidí cambiar mis hábitos. Al fin y al cabo vivimos en el y si no lo cuidamos nosotros, ¿Quién? Por eso, ahora llevo un estilo de vida más sostenible y amigable con el medio ambiente.

Me costó dar el primer paso pensando que era un estilo de vida imposible de llevar y me daba vueltas la famosa pregunta “¿Qué puedo hacer yo?”. Pues déjame decirte que es mucho más fácil de lo que imaginas y que no es tarde para comenzar. Con algunos sencillos cambios, causamos un impacto positivo y reducimos nuestra huella ecológica. Para probártelo, comparto contigo mis primeros consejos para comenzar una vida más sostenible:

  • ¡WAKE UP! Llegó el momento que despertemos y no nos dejemos llevar por el consumismo. Podemos ser felices sin muchas cosas, no como nos ha hecho creer la industria. Considero que este es el primer paso y uno de los más importantes. Si consumimos menos, generamos menos desechos ¡Así de simple!

 

  • ¡INFÓRMATE! El conocimiento es poder. Cuando descubrí cómo mis acciones, lo que compraba y mi estilo de vida afectaba al planeta fue cuando decidí tomar consciencia y entender que hay ciertos hábitos que debemos cambiar.

 

  • ¡REUTILIZA! Antes de tirar y comprar algo nuevo piensa si se puede reparar o darle otro uso. Te invito a que saques la creatividad que hay en ti y busque nuevas maneras de utilizar algo que consideras que ya no necesitas y si definitivamente NO lo puedes utilizar mas o NO le tienes otro uso donalo o recíclalo apropiadamente.

 

  • CAMBIAR DE DESECHABLE A REUTILIZABLE. Desde que empecé a prestar atención a la cantidad de residuos que generaba y la cantidad de plástico que consumía, fue cuando me di cuenta que había que tomar medidas. Cambiar de desechable a reusable considero que es uno de los pequeños pasos, pero con gran impacto que puedes hacer. ¿No tienes idea cómo podrías hacerlo? Te cuento varias opciones.

 

–Ten contigo tu botella de agua reutilizable y evita comprar las botellas de plástico desechables que van directo a nuestro océano. En el mundo se venden 1 millón de botellas de plástico por minuto y cada una tarda unos 600 años en descomponerse. Creo que vale la pena tener una propia y llevarla contigo a donde vayas. Además, es más económico. Aquí te dejo la botella de agua que utilizo yo, es de acero inoxidable ideal para llevar liquidados y mantenerlos fríos o calientes por mucho tiempo.

–Cuando vayas hacer la compa ten contigo tus propias bolsas. Desde que comencé a ser más consciente me di cuenta que muchos supermercados me obligaban a poner mis productos en bolsas plásticas desechables para pesarlos. ¡NO me daban otra opción! Me alegré mucho al descubrir estas pequeñas bolsas de malla orgánicas para hacer la compra. Vienen de diferentes tamaños, Me encantan.

–Prepara tu Kit para que te devores el mundo donde sea. Te recomiendo que tengas un kit de utensilios reutilizables y decir NO a los de plástico al comer fuera. Ahora estoy utilizando estos y me encantan, son resistentes y vienen con una pequeña funda, fácil de llevar conmigo a todos lados.

–Para las chicas, ¿sabían que los tampones o compresas contienen lejía, repelente de olores, petróleo, entre otros ingredientes? Al escucharlo, sin duda que ni lo pensaríamos para rechazar ponerlos en nuestro cuerpo. Utilizar la copa menstrual tiene muchos beneficios, no solo para nosotras sino para nuestro medio ambiente. ¿Alguna vez han pensado todo los deshechos que generamos cada vez que menstruamos? Es aproximadamente 400 tampones o compresas al año por mujer, definitivamente no es la opción más sostenible sin contar lo que nos ahorramos.

Toma estos consejos como inspiración para un estilo de vida más sostenible y consciente, nadie ha dicho que es fácil pero puede ser divertido. Ten paciencia y recuerda que cada cambio cuenta  y  que la clave es informarte de que ocurre y cómo podemos reconciliarnos con la naturaleza.

Besos,

Patri